Carlos Veron
shop_manager
  • Map View
  • Street View
  • Directions
  • Driving
  • Walking
  • Bicycling
  • Transit

El cura CIRO PLACCO

  • Publicado el in
  • 37
Descripción

En enero de 1874 llegó a Victoria el sacerdote italiano perteneciente al rito griego don Ciro Placo, pero que ejercía sus funciones conforme al rito romano.

Don Ciro Placo había nacido en Castrovillar, en 1838, en la ciudad de Cosenza en la Italia meridional.
En 1875 se hizo cargo interinamente de las funciones de Párroco hasta que en 1876 ocupó definitivamente el cargo. Le cupo durante su interinato inaugurar y bendecir el por aquel entonces: “Nuevo Templo Ntra. Sra. de Aránzazu”, el 8 de septiembre de 1875.

En cuanto a su familia, desconocemos el nombre de su madre, pero sabemos que su padre se llamaba Ludovico Placco y su hermano registrado en documentos, se lo conocía con el nombre de Andrés.(1)
Llamado por su tío el Dr. Basta, afamado médico de Paraná, se radicó en esa ciudad hasta su traslado a Victoria. Ante la solicitud del Sacerdote Bartoloni de retirarse a un convento, fue enviado a esta parroquia para ayudar a su “connacional” en las tareas materiales y espirituales de la feligresía.

Fue un consecuente colaborador de la Sociedad Italiana cuya escuela contribuyó a fundar y perteneció a la comisión examinadora. En sus salones materializó uno de sus más caros deseos, fundar la Sociedad de Beneficencia de la que fue iniciador y consejero. Luchó y venció todos los obstáculos para ver cristalizada la idea de crear un hospital de Caridad, cuyo edificio bendijo el 1º de enero de 1883.

Quebrada su salud en 1884, fue sustituido por el sacerdote Celestino Pera. Desde Victoria se trasladó a Suipacha, Provincia de Buenos Aires. Muy lejos de esperarle el reposo asumió la dirección del nuevo templo que allí se construía continuando su vida de infatigable apóstol del bien y la caridad. Pasó a Chivilcoy en la misma provincia y desde esa ciudad se trasladó a un colegio de hermanas en Rosario, como capellán y asesor.

El 31 de agosto de 1897 fallece en Victoria el Cura Vicario de la Parroquia, don José María Villarino de la Graña y de cuyos restos se hallan en la cripta del panteón de la Sociedad Española.(2)
Una solicitud firmada por los principales vecinos de la ciudad reclamó al Vicario General de la Diócesis la presencia de Ciro Placco.

En la mañana del 8 de septiembre de 1897, humildemente se acercó al altar para rezar nuevamente misa en el templo de su devoción. Había llegado la noche anterior, silenciosamente, con la modestia que caracterizó su fecunda y noble vida. El 9 de julio de 1899, muy anciano, feliz de haberse reencontrado con sus viejos amigos y amada feligresía, halló el reposo definitivo en esta ciudad, cuna de sus afectos desde que abandonó la amada tierra italiana.

El Apostolado de la Oración levantó el hermoso monumento que guarda sus restos en la necrópolis local.

Fuentes: Cf. Dos Sacerdotes Italianos: Pascual Bartoloni y Ciro Placo (Historia de la Matanza – Victoria) Pág. 60-61.
(1) Partida de defunción Nº 121, correspondiente al tomo año, 1899.
(2) Crónicas de mi pueblo, (Eduardo A. Lorenzo). Pág. 101.

Nota: en los archivos parroquiales puede hallarse un importante número de documentos en los que el sacerdote “Placo” firma plasmando su apellido con doble (c) Placco

———————–

Recopilación :
Ezequiel Rubattino Faccendini:
Calle: Congreso 316
Cel:3436614155                        

Tel: 422588                        
oldvictoria@hotmail.com